InicioMantén tu cuerpo activo y mente sanaEl arte de la gratitud. Pasos para vivir una vida de agradecimiento

La gratitud es un sentimiento de reconocimiento hacia algo o alguien por algún favor que nos brindó. Hacia algo puede ser una oportunidad que se nos presentó, un milagro que nos ocurrió o, simplemente, la consciencia de agradecer por la vida, el momento presente y todo lo que está a nuestro alrededor. Y hacia alguien, la gratitud se manifiesta mediante palabras y acciones por algo que recibimos de esa persona. 

Sin embargo, para vivir en gratitud no es necesario recibir cosas materiales o esperar algo a cambio de otros, es un estado del alma y una virtud que se practica siendo plenamente conscientes del regalo que es la vida, del sol que sale en las mañanas y de todas las pequeñas o grandes fortunas que tenemos. 

gratitud 1

Dar las gracias diariamente a cualquiera que sea nuestro dios, o donde sea que pongamos nuestra fe, es una manera de cuidar nuestra salud mental, de llenarnos el corazón de paz, amor y alegría y sobre todo, de permanecer despiertos ante la belleza inesperada de cada día. 

Saber cómo trabajar la gratitud es sencillo, y con la práctica se va volviendo un hábito. Aquí te damos algunos pasos para comenzar o terminar tus días con un ritual de gratitud. 

Ritual de agradecimiento diario:

  1. Elige un espacio pequeño de tu hogar donde puedas poner una mesa con elementos que te recuerden que ese es tu lugar para agradecer. 
  2. Decóralo con fotos de tus seres más queridos, tu mascota, el próximo viaje que quieres hacer y las metas que quieres lograr. También imágenes de tus creencias o figuras religiosas. 
  3. Pon velas, incienso o un vaporizador para llenar el ambiente con luz cálida y aromas agradables.
  4. Frente a la mesita pon un cojín o manta gruesa para que puedas sentarte cómodamente.
  5. Siéntate durante 5 minutos (o el tiempo que quieras disponer) con los ojos cerrados y las manos cerca al corazón, en forma de equis o de oración.
  6. Empieza por agradecer por ese instante presente y por el regalo de estar vivo. 
  7. Luego piensa en todas las cosas y las personas por las que estás agradecido. Y haz un recorrido minucioso de cada regalo que tienes en tu vida.
  8. Termina agradeciendo por el nuevo día, el que se va y el que llega, y todo lo que quieras pedir pídelo como si ya lo hubieras recibido. No hay mayor poder de atracción que la gratitud.
  9. Realiza este ritual todos los días, en la mañana, en la noche, o en cualquier momento del día, para reconectarte con el presente y tomar consciencia de que cada respiro es un regalo. 
  10. Puedes agregar temas a tu ritual. Por ejemplo: 20 días de agradecimiento por la familia, 20 días de agradecimiento por la salud, 20 días de agradecimiento a los demás, etc.

Descarga el PDF y lleva este ritual contigo para que lo comiences a practicar cada día. Cómo trabajar la gratitud depende de ti y a medida que la practiques empezarás a ver la vida con ojos más amables y bondadosos y, sobre todo, a ver milagros y regalos hasta en las cosas más pequeñas.